martes, 25 de enero de 2011

La debilidad defensiva condena al equipo (3-4)


Una primera parte desastrosa defensivamente hablando condenó ayer a un Sporting que, cortito de fútbol pero con enorme dignidad, plantó cara en la segunda mitad al rival de turno, el equipo que nos precedía en la tabla clasificatoria, y a punto estuvo, cuando ni el más animoso de los hinchas de este equipo daba un duro, de dar la sorpresa y, al menos, sacar un punto de un envite que se puso muy cuesta arriba en la primera mitad.
Comenzó el partido sobre el rapidísimo tapete de Pino Montano el siguiente siete: Manolo en la portería; línea de tres para Rafa, Javi y Antonio; mediocampo para Luis y Domin, con David más adelantado. Aguardarían su turno Falín, Ale, Óscar y Antonio.
La mala suerte se cebó con Óscar, que nada más entrar, en el primer disparo que realiza sobre portería, nota un pinchacito y tiene que ser sustituido. Esperemos que no sea nada.
Comienza el encuentro con un control absoluto del esférico por parte del rival, que cuenta con jugadores muy rápidos, y un Sporting, como suele, muy agazapado y defendiendo muy atrás, y al que le cuesta un mundo triangular.
Pero el fútbol depara sorpresas y es nuestro equipo el que sorprende al rival, cuando se roba una pelota en campo ajeno, le llega la pelota a David, que solo ante el portero no logra batirlo, la pelota en el rebote le cae a Luis, que tampoco es capaz de remachar y, finalmente, al tercer intento, el nuevo rebote le llega a Domin, que con enorme clase, eleva el esférico por encima del portero. 1-0.
Lamentablemente, fue un espejismo, y el rival, aprovechándose de varias desaplicaciones defensivas (pérdidas de balón atrás, remate de córner a placer, contragolpe...) logra no sólo igualar, sino poner un claro 1-3, que con la mala suerte de la lesión de Óscar, ponía el asunto muy feo.
Aún así, en un balón que intercepta Ale a la izquiera del borde del área rival, logra internarse en ella y bate con enorme clase cruzando el balón al palo contrario en la salida del portero. 2-3.
Otra nueva desaplicación pondrá el 2-4 con el que se llegaría al ecuador del partido.
En la segunda mitad, se intentó defender más arriba e intentar meter presión al rival en la salida de balón, que hizo que, aún sin ocasiones claras, al menos no se jugara tan cerca de un Manolo que ya en la primera mitad hizo algunas paradas que atestiguan su enorme clase, como una palomita que se colaba por la escuadra y que envió a córner, o ya, en la segunda mitad, sacando la pierna en el lanzamiento desde la frontal de una falta, en un escorzo repleto de agilidad más propia de un felino que de un aficionado a la Cruzcampo.
Y en una de estas jugadas presididas por el pundonor, Antonio logra interceptar en mediocampo una pelota, se la cede a Domin, que gambetea por la frontal del área, se interna y bate al portero a media altura. 3-4.
Pero ya apenas hay tiempo para más.

4 comentarios:

oscar dijo...

pues lo mio es una contractura. no ha llegado a romper pero 2 semanitas de baja seguro asi q otro partido mas sin mi al menos.
arriba sporting y a por todas

M.TORRES 1 dijo...

killo antonio recuerdame que te invite a un par de ellas, se me han saltado als lagrimas y to cuando he leido la parte de la cronica que me dedicas, UN POETA COÑO!!!!

Anónimo dijo...

Manolo cuanto te sale el cronista, que desde los más remotos anales de la historia sportinguista nunca se ha ensalzado tanto la labor de un cancerbero, que conste que aunque sana es envidia.Los demás no pasabamos de unas lineas felicitando el trabajo y a ti te ensalzan en una oda... y además perdiendo.
Guarda la crónica amigo que en otra no te ves.
jajajajajaja.
Saludos.
Falín

Matacán A. dijo...

Tanta loa a Manolo me hizo olvidar a otro de los grandes grandes del vestuario sportinguista. Grande Fran, que se sobrepuso a esa lesión que le viene martirizando desde hace tiempo y que también fue partícipe, por supuesto que sí, en la noche del pasado lunes.